La generación PrEP: entre el desconocimiento y el miedo al VIH

Algunos la compran en el mercado negro, otros la importan desde Estados Unidos o Europa. El PrEP, conocido comercialmente como Truvada, es un medicamento que reduce en un 90% el riesgo de adquirir el Virus de Inmunodeficiencia Humana. El Ministerio de Salud anunció que distribuirá el fármaco gratuitamente a 5.000 pacientes catalogados como de alto riesgo en el primer trimestre de 2019, pero organizaciones civiles ponen en duda su ejecución y temen que aumenten las otras infecciones de transmisión sexual.

Por Manuel Hernández González

Esa noche buscó por horas en muchas páginas y no la consiguió. —Había varias ofertas, pero no pude contactar a ningún vendedor. Dormí mal, estaba preocupado—cuenta Carlos (29), un año después de la experiencia. Al día siguiente la encontró en Facebook, contactó al vendedor y por 80 mil pesos se juntaron en una estación de metro del sector poniente de Santiago para obtener el frasco con 30 pastillas.

Carlos mantenía un encuentro de sexo casual, hasta que se dio cuenta. El condón se había roto y desconocía el estado serológico de su compañero. —Me iba a morir de los nervios, no sabía si él tenía VIH. Por eso comencé a buscar muy rápido Truvada por internet—.

Truvada es el nombre comercial de la profilaxis preexposición (PrEP), una pastilla que contiene Emtricitabina y Tenofovir, dos compuestos utilizados para la terapia antirretorival de pacientes con VIH pero que, utilizados de esta forma, ayudan a prevenir en un 90% el contagio del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). Carlos había leído en internet sobre esta píldora, pero no sabía cómo usarla ni dónde comprarla en caso de que dudara haber contraído la enfermedad.

Todo lo que hizo después fue por recomendaciones de amigos o rumores que había escuchado. No hubo una consulta médica, análisis previos o recomendaciones profesionales sobre la forma correcta de medicarse con PrEP.

—Yo no sabía cómo tomarla y el que me la vendió me explicó. Me dijo que puedo usarla de por vida y generalmente se toma antes de tener encuentros sexuales, pero en casos como el mío, que se rompió el preservativo, con tomarme una pastilla diaria por todo el mes era suficiente.

Así lo hizo. Estableció una alarma en su celular para ingerirla a la misma hora y, aunque le atribuyó al medicamento haberse deprimido los primeros tres días de tratamiento, lo terminó sin ningún otro inconveniente.

Carlos era VIH negativo. Tres meses después de terminar su tratamiento con PrEP, se hizo el test de Elisa, que detecta si hay anticuerpos en la sangre, y confirmó que no le habían transmitido el virus. Pero él no es el único que ha comprado el medicamento en el mercado negro. En Mercado Libre y la red social Grindr, una aplicación donde hombres homosexuales coordinan encuentros sexuales entre ellos, se oferta Truvada.

El coordinador del área de salud del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), Diego Ríos, conoce tres casos cercanos de hombres que tienen sexo con hombres y que han comprado PrEP a través de estos sitios web para evitar contagiarse de VIH. —Los tres toman PrEP porque tienen relaciones sin preservativos. Dos son gays y uno bisexual—relata Diego Ríos, quien detalla que al principio tomaban mal la medicación.

—Lo hacían antes o después de tener relaciones sexuales y ya, pero así no funciona. Después, conversaron con médicos de su confianza y ellos les explicaron cómo debían hacerlo—detalla el dirigente del Movilh.

La directora de Chile Sida, Yasna Alarcón, explica que tomar profilaxis preexposición sin asesoría médica puede traer varias consecuencias, como tener VIH y hacerse resistente al virus por ingerir mal la medicación. El coordinador de salud del Movilh indica que los tres conocidos que ingieren Truvada, toman la pastilla para protegerse del virus, pero se olvidan de las otras infecciones de transmisión sexual porque tienen cura, aun cuando este año los casos de gonorrea aumentaron 6%, mientras que los de sífilis se incrementaron 12% en relación con 2017.

—Hicimos una encuesta a hombres que tienen sexo con hombres y el 87% de la muestra reconoció tener relaciones sexuales sin preservativo—dice Diego Ríos.

***

Chile es el país de Latinoamérica con la tasa más alta de nuevos casos de VIH. Según el Instituto de Salud Pública (ISP) serían 65.000 en total, con un aumento de 96% entre 2010 y 2017, cuando la cifra pasó de 2.968 a 5.816 nuevos pacientes por año. El mayor incremento fue entre los años 2012 y 2013, cuando de 3.616 casos pasaron a 4.385. Además, entre enero y septiembre de 2018 se registraron otros 5.206 nuevos casos, lo que representa un aumento de 21% con respecto a la misma época del año pasado. Eso establece al país en el mismo ranking de naciones como Egipto, Kuwait, Madagascar, Montenegro, Macedonia, Uzbekistán, República Checa, Kazajistán, Filipinas y Eslovaquia, quienes forman parte de los 10 Estados del mundo con mayor incremento de seropositivos, de acuerdo al último informe de la ONUSIDA.

 

Según las estadísticas del ISP, los jóvenes entre 20 y 29 años son el grupo con mayor riesgo de contraer el virus. Alex (29) no quiere formar parte de la estadística. Él es artista visual y vive en Santiago, pero viaja constantemente para exponer su obra. Este año estuvo en Holanda, Suecia, México, Uruguay y Estados Unidos. Desde hace meses había querido tomar PrEP y en noviembre, cuando llegó a San Francisco, le recomendaron solicitar la pastilla en un hospital, donde le hicieron una serie de exámenes para confirmar que no tuviera ninguna infección de transmisión sexual; Luego lo vacunaron contra la hepatitis, el virus de papiloma humano y le dieron Truvada para que iniciara su tratamiento con profilaxis preexposición.

Aunque el Ministerio de Salud anunció el 10 de diciembre que distribuirá PrEP a partir del primer trimestre de 2019, Alex desconoce algún plan del Gobierno chileno que lo entregue o lo venda. —Tampoco he visto campañas gubernamentales que lo promuevan. En Grindr sí lo venden ilícitamente, pero no confío—dice para explicar por qué se medicó en el extranjero.

Alex califica su vida sexual como “paranoica” antes del PrEP porque siempre tenía miedo de que sus parejas sexuales le transmitieran la enfermedad. Aunque afirma que siempre utiliza preservativos, cuando no tomaba Truvada se privaba de tener otras prácticas que le gustaban, pero que aumentaban el riesgo de adquirir el virus de inmunodeficiencia.

—La mayoría de mis compañeros sexuales eran VIH positivos. No todos eran indetectables y algunos tampoco querían tratarse el virus. Eso me hizo sentir muy inseguro sobre mi vida sexual en Santiago—detalla el artista visual, quien relata que en la ciudad del mundo donde mantiene relaciones sexuales con mayor preocupación es en la capital de Chile.

El vicepresidente de la fundación Acción Gay, Marco Becerra, asegura que los homosexuales son el sector de la población con mayor riesgo de adquirir la enfermedad. Becerra indicó que el 60% de los casos en Chile se concentran en la Región Metropolitana; De esa cifra, el 90% de las personas que tienen VIH son hombres y el 10% mujeres.

—Es un dato epidemiológico, los hombres que tienen sexo con hombres están más expuestos—afirma Becerra.

Alex tiene un mes tomando PrEP y solo tiene dosis para otros 30 días. Para continuar su tratamiento comprará la medicina por internet, a través de una página web que su hospital americano avala.

—Debo enviarles los exámenes médicos que me hicieron en San Francisco y me mandan las pastillas en 10 días hábiles. Me cuesta 170 dólares un tratamiento de tres meses, es más barato y más seguro que comprarlo en el mercado negro—explica.

El vicepresidente de Acción Gay, Marco Becerra, considera necesaria y positiva la implementación del PrEP en Chile, pero bajo la estrategia de la prevención combinada que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

—Tiene que ir de la mano del test rápido, el uso de condón, educación comunitaria y que lo utilicen personas de riesgo. El PrEP no es para todo el mundo—comenta el vocero de la organización.

Alex aseguró que, aún con Truvada, evita las conductas sexuales que puedan ponerlo en riesgo de convertirlo en un paciente VIH positivo, pero sí se aventura con prácticas que evitaba cuando no tomaba la profilaxis preexposición.

—No pretendo dejar el condón, pero a veces me doy permiso de hacer otras cosas que no hacía cuando estaba sin PrEP, como ingerir semen—dice Alex, aún cuando la revista Journal of Experimental Medicine destaca que el esperma contiene tres elementos protagonistas de la infección: la unidad estructural del VIH, los leucocitos infectados y las células espermáticas maduras.

***

—Yo soy muy poco tradicional y eso también es por el PrEP. Puedo tomar muchos riesgos, como tener más de una pareja, hacer tríos o tener sexo sin condón.

Así lleva su vida sexual Sebastián Roblero (29), a quien desde hace un año y cinco meses le recetaron profilaxis preexposición. Él es chileno, pero vive entre Dinamarca y Chile. Sin embargo, fue en Copenhague donde conoció el medicamento, el cual obtiene gratis porque se inscribió en un hospital que realiza pruebas con un nuevo genérico de un laboratorio suizo.

Una encuesta que realizó la aplicación para citas gay Chat Romeo a 65.551 hombres que tienen sexo con hombres en nueve países europeos (Austria, Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Holanda, España, Suiza, Reino Unido) y la India precisó que el 84% no usa PrEP, pero el 67% pide que se distribuya gratuitamente. En Dinamarca está aprobado por el Gobierno desde 2016, bajo una resolución que agrupa a toda la Unión Europea, aunque su implementación sin costo está en proceso. El sector de la población destinado a recibir la medicación es el mismo que en el resto del mundo, según la OMS: hombres que tienen sexo con hombres, trabajadores sexuales, transexuales y parejas serodiscordantes (que uno de ellos tenga VIH y el otro no).

Sebastián llegó a Santiago en septiembre. Como el protocolo danés exige que se realice controles médicos cada tres meses para evaluar el estado de sus riñones e hígado con su médico, ahora está por cancelar su tratamiento.

—Me traje solo 90 pastillas. Igual pensaba dejarla porque tomar PrEP me induce a un estilo de vida riesgoso y en Chile hay tanto VIH que no quiero verme tentado a tener sexo sin condón—dice el comunicador audiovisual, quien aseguró que ha tenido parejas con Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH+) y les pide el examen con los resultados del estado serológico a sus compañeros sexuales habituales para tomar las previsiones necesarias.

La OMS informó que 300.000 personas consumen PrEP en todo el mundo. De esas, 250.000 viven en Estados Unidos (ya que en 2012 la Federación de Alimentos y Medicamentos de ese país aprobó el medicamento) y el resto está distribuido en otros 66 países. El organismo espera que 3.000.000 de personas utilicen la profilaxis preexposición antes del 2020. En Latinoamérica solo hay tres países que, hasta hoy, tienen el PrEP incluido dentro de sus políticas públicas: Brasil, México y Perú.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó que Brasil fue la primera nación del subcontinente en hacerlo, en 2017, cuando el Ministerio de Salud brasileño destinó 2,7 millones de dólares para adquirir 3,6 millones de pastillas. La directora del departamento de vigilancia, prevención y control del VIH y Sida en Brasil, Adele Benzaken, dijo al New York Times que, a pesar de ser un gran reto, espera reducir la tasa de nuevas infecciones con el PrEP.

Los otros países -México y Perú- impulsaron el medicamento dentro de sus políticas públicas a través de un plan del programa de Naciones Unidas sobre el VIH denominado “ImPrEP”, en el que repartirán profilaxis preexposición a 3.000 mexicanos y 1.500 peruanos.

Chile sería el cuarto país de la región en implementarlo, si se cumple el octavo punto del programa para el VIH que anunció en mayo el Ministerio de Salud, el cual busca fortalecer la prevención combinada –proveer educación, condones y fármacos a personas de alto riesgo–. Sobre este punto, el Gobierno anunció que distribuirá PrEP a 5.000 personas durante el primer trimestre de 2019.

Aunque Sebastián Roblero está por terminar su tratamiento, considera que el PrEP es una de las pocas posibilidades que tiene para evitar que le transmitan VIH.

—Siento que mi única opción es tomarme la misma pastilla por el resto de mi vida. La otra es contagiarme, no tener miedo y seguirme tomando la misma medicina por el resto de mi vida. La única diferencia es que, de este lado, no tengo VIH y puedo dejarlo en cualquier momento.

***

La sociedad civil no ha recibido fondos este año para sus planes de prevención. Así lo informó Vasili Deliyanis, el vocero de Acción Gay y líder en la lucha de derechos para pacientes con VIH/SIDA.

Deliyanis señala que, por la falta de ingresos, se aliaron con la organización Aids Healthcare Foundation (AHF) para aumentar sus análisis con test rápidos. El coordinador de la AHF en Chile, Leonardo Arenas, destaca que este año invirtieron USD 180.000 para la compra de test rápidos y la distribución de condones en el país. Sin embargo, Arenas cuestiona la implementación del PrEP cuando aún existen 10.000 pacientes notificados de haber contraído VIH, pero que no reciben tratamiento antirretroviral.

—Creo que deberíamos resolver eso primero, pero el PrEP sí debe distribuirse porque el Gobierno se comprometió—dice Leonardo Arenas.

Deliyanis denuncia retrasos en la implementación de las nueve propuestas del Gobierno contra el VIH y las consideró ineficaces, así como el resto de los planes ejecutados por el Ministerio de Salud porque, a su juicio, el tema ha sido abordado con una mirada conservadora.

—Aunque desde 2010 empeoró todo, ningún Gobierno lo ha hecho bien. ¿Por qué la mayor población afectada son los hombres que tienen sexo con hombres pero, por el contrario, Chile es el país que más ha logrado disminuir la transmisión vertical de madres con VIH a sus hijos en el embarazo? Es un factor cultural y una irresponsabilidad del Estado—cuestiona Deliyanis, quien critica que en Chile la adquisición del virus es de un 99,6% por vía sexual porque, a su juicio, nunca ha existido una política de educación sexual.

—Santiago es la capital del mundo occidental con mayor aumento de casos de VIH en homosexuales, con una prevalencia de 200%—asegura el vocero de Acción Gay y líder en la lucha de derechos para pacientes con VIH/SIDA, Vasili Deliyanis, quien dio con las cifras tras analizar el informe de Enfermedades de Notificación Obligatoria (ENO), que agrupa a todas las enfermedades que los médicos deben notificar al Instituto de Salud Pública (ISP) bajo estricto cumplimiento.

La responsabilidad sobre el aumento de las cifras ha generado debate en la política chilena. Helia Molina fue ministra de Salud en el año 2014, durante el segundo periodo de la expresidenta Michelle Bachelet. La sociedad civil le cuestionó que, durante los 10 meses que dirigió el Minsal, no hubo campañas para prevenir el VIH.

—El comercial se hizo, pero era el primero que mostraba hombres besándose con hombres y La Moneda no lo autorizó. Hubo muchas presiones de la iglesia y los partidos conservadores—recuerda Molina, quien ahora es la decana de la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Santiago.

—Nos quedamos atrás, el Ministerio no fue lo suficientemente vigilante, pero el aumento fue durante los últimos 10 años, así que la culpa es de todos. Es una lección para nunca bajar la guardia—añade la exministra de Salud.

Pero Jaime Mañalich, quien fue ministro de Salud durante el primer periodo del actual Presidente, Sebastián Piñera (2010-2014), aseguró que durante su gestión hubo grandes avances en la lucha contra el VIH.

—Nosotros estuvimos a cargo de implementar las garantías AUGE para el tratamiento preventivo del VIH. Hicimos un foco adecuado para que la gente se hiciera el examen una vez al año y así prevenir nuevas transmisiones—indica Mañalich.

Los dos exministros concordaron en que la mejor herramienta de prevención para nuevas transmisiones es continuar con la implementación de 1.060.000 test rápidos que compró el Ministerio de Salud para detectar nuevos casos de VIH, focalizados en los grupos de riesgo.

—Aunque eso genere como consecuencia un aumento en la tasa de incidencia de VIH en el país. El mejor escenario es que el próximo año se diagnostiquen 40 mil nuevos casos para ponerlos a todos en tratamiento y prevenir. Pero las estadísticas serían terribles—asevera el exministro Mañalich.

***

Sebastián Troncoso (27) es ingeniero civil industrial de la Universidad Católica. Hace dos años le dio una amigdalitis que hizo dudar a su otorrinolaringólogo sobre la posibilidad de que tuviera una infección de transmisión sexual. Fue remitido al infectólogo Carlos Pérez de la Red UC Christus, quien confirmó que solo tenía las amígdalas inflamadas. Desde esa vez, Sebastián agenda cada seis meses un chequeo general con el infectólogo.

—Tuve una cita la última semana de noviembre. El doctor siempre ha querido que yo esté protegido contra todo, por eso me vacunó contra la hepatitis. Ahora me habló sobre el PrEP porque la está recetando, quiere que la pruebe.

Desde septiembre, los médicos que tienen consulta en los hospitales de la Universidad Católica y la Universidad de Chile pueden recetar profilaxis preexposición, a través de un convenio con la farmacia Profar, que provee medicamentos con despacho a domicilio de manera confidencial y a personas con enfermedades crónicas. Con la receta, que entregan los doctores de ambos centros de salud, la Truvada tiene un precio mensual de $68.900.

El Dr. Carlos Pérez destaca que a su consulta llegan pacientes con interés de tomar PrEP, pero luego lo descartan por el precio. Sin embargo, no receta a todos los que quieran medicarse. —Hay que considerar los factores de riesgo, no se puede medicar a alguien que no lo necesite—.

A Sebastián Troncoso el Dr. Pérez le preguntó sobre su actividad sexual durante los últimos tres meses y luego le dijo que era candidato para tomar PrEP. Troncoso evaluó la propuesta del Dr. Pérez durante tres semanas, hasta que decidió no iniciar el tratamiento.

—En los últimos tres meses solo tuve relaciones sexuales con dos conocidos y usamos preservativos, entonces no siento que entre dentro del grupo con riesgo. Además, son casi 70.000 pesos, que no es menor.

En el Hospital Clínico de la Universidad de Chile, el primer requisito para adquirir PrEP es un trámite más formal. El jefe del Centro VIH del recinto hospitalario, Dr. Alejandro Afani, explicó que los pacientes interesados en tomar el medicamento deben llenar una encuesta para que los infectólogos evalúen si califican.

—Si se decide que la persona ingrese al programa, los contactamos para pedirle una serie de exámenes y citarlo con uno de los médicos—detalla Afani.

—El medicamento tiene un costo porque no forma parte del GES. Pero está a ese precio especial de $68.900, ya que antes costaba $400.000. Ya tengo unos 30 pacientes con PrEP—indica el jefe del Centro VIH de la Universidad de Chile.

Pero el Ministerio de Salud haría la distribución de forma gratuita. El director de Sida Chile y asesor del Ministerio de Salud, Dr. Carlos Beltrán aseguró que la entrega de PrEP a 5.000 pacientes comenzará el primer trimestre de enero, aunque el primer anuncio se hizo en mayo y fue postergado para el próximo año.

—El plan y su implementación está en pleno proceso. Pero no podíamos distribuir PrEP sin saber el estado serológico de la gente, por eso compramos un millón 60.000 test rápidos que están distribuidos en 75% de todos los Centros de Salud Familiar (Cesfam) del país. Ahora vamos con esta segunda etapa—dice Beltran.

Sin embargo, el Dr Afani aseguró que el equipo del programa VIH del Hospital Clínico de la Universidad de Chile continuará las exigencias al Ministerio de Salud para que se cumpla la distribución del PrEP en el sector público —Seguiremos presionando para hacer los cambios necesarios con el Minsal. El PrEP hay que masificarlo—afirma Afani.

El presidente de la Sociedad Internacional de Sida, Anton Pozniak, estuvo en Chile la segunda semana de diciembre para participar de un seminario sobre VIH y SIDA en Latinoamérica. Al observar detalladamente las cifras actuales de la enfermedad en el país, precisó la urgencia de entregar Truvada en Chile como parte de la política pública de salud.

—Ya está claro que el foco más importante son hombres que tienen sexo con hombres. Todos los que quieran o se sientan en riesgo, deben tener acceso al PrEP porque imagina: si no tienes VIH le ahorras mucho dinero al Gobierno. La prevención es mejor que la cura—dice Pozniak.

Sebastián Troncoso consideró no iniciar el tratamiento por los efectos secundarios que podría generar la medicación diaria con PrEP, además de su alto costo. Sin embargo, Carlos (que ya tuvo miedo de contraer VIH en una ocasión y tuvo que conseguir el medicamento en el mercado negro para no correr riesgos), quisiera tomar la medicina, pero no puede costear los $68.900 mensuales.

Alex continuará con el método de prevención combinada que recomienda la OMS: usará condón y comprará Truvada por internet para tener sexo protegido, independientemente de la ciudad del mundo donde lo haga. Mientras tanto, Sebastián Roblero se plantea retomar la pastilla cuando vuelva a Dinamarca y, por ahora, utilizará preservativo cada vez que tenga relaciones sexuales en Chile.