Cables en desuso: vacío regulatorio impide terminar con basura aérea

En Santiago hay más de 6 mil kilómetros aproximadamente de material que no se utiliza en el tendido de los postes, a la fecha no hay versiones oficiales de un nuevo cómputo. El problema se concentra en las principales comunas de la Región Metropolitana, constituyendo una contaminación visual y un peligro para la seguridad pública.

“Esta población  tiene más de cincuenta años, pero nosotros llegamos en 1968. Obviamente acá era el único lugar ´humano` por así decirlo, porque el resto era puro campo. El problema con el avance de la  civilización  es que pasamos de no tener cables a tener excesivos… Se nota mucho”, lamenta Josefina Reyes, vecina de Las Condes. Por esto, uno de los sectores que ha vivido este cambio es la Población Colón Oriente-ubicada en Padre Hurtado sur a la altura de Cristóbal Colón 9000, frente al Mall Plaza Los Dominicos-   la que está formada por viviendas sociales que otorgó en 1964 el gobierno de Eduardo Frei Montalva, las llamadas “casas Corvi”.

Josefina cuenta que la cara del sector ha ido cambiado demasiado con el paso del tiempo agrega que  “si observas bien te puedes fijar que hay una maraña de cables” y señala con el dedo índice el poste de tendido eléctrico que tiene frente a su casa.

El problema radica en tiene serios problemas con las señales de telecomunicación, ya sea para hablar por teléfono, usar aplicaciones –como WhatsApp- y ver televisión y aclara que “tiene que ser sí o sí televisión paga porque la básica no se puede ver acá por el mismo hecho del enjambre de cables”, comenta Reyes. Además de esto cuenta que “para el terremoto de 2010 tuvimos que refugiarnos en el patio interior o de emergencia por ejemplo, no podemos salir corriendo, porque es más seguro estar ahí que salir a la calle y nos caiga un cable”.

Actualmente el artículo 18 de La Ley General de Telecomunicaciones no hace mención a las empresas que prestan dicho servicios sobre su responsabilidad con los materiales que no se utilizan. Y esto genera problemas a todos los ciudadanos, ya que, así como Josefina Reyes millones de santiaguinos que deben lidiar diariamente con el exceso de cables en desuso. Uno de ellos es  Ihno Monardes, vecino de La Reina quien cuenta que pese a llevar menos de dos años en su casa (remodelada) tienen problemas por los cables: 

Agrega que los reclamos no sirven:

Es este contexto es  que en 2012 se comenzó a realizar el Plan de Ordenamiento y Retiro de Cables en Desuso, iniciativa que contempla un mapa diseñado por la Subsecretaría de Telecomunicaciones donde se muestra las zonas más críticas (marcadas en rojo) y las más despejadas.

 Las autoridades han decidido tomar medidas en el asunto, es por eso que en agosto de este año la intendenta de la Región Metropolitana, Karla Rubilar, anunció que se reuniría con la ministra de Transportes, Gloria Hutt, para solicitar urgencia al proyecto de ley que busca regular esta materia. El objeto de esto es “obligar a las empresas a retirar los cables, ojalá con plazo máximo de un mes, ya que hoy el proyecto dice tres meses”, expresó en el momento la autoridad regional.

¿Qué dice la ley?

 Existe un marco regulatorio para la televisión por cable que expresa que este es un servicio limitado de telecomunicaciones para satisfacer necesidades específicas y que determinadas empresas, entidades o personas pueden dar este servicio. Estos utilizan los  “mismos tipos de emisiones de servicios de libre recepción o radiodifusión, sin que signifique otorgar acceso a tráfico desde o hacia los usuarios de las redes públicas de telecomunicaciones. Comparte esta categoría con, entre otros, los siguientes servicios: televisión satelital; música ambiental; radiocomunicaciones; y televisión multicanal”.

Conjunto con esto, la Ley de protección de los derechos de los consumidores, Ley n° 19.496, la que  explica que la televisión pagada es un servicio regulado por las leyes especiales de Ley General de Telecomunicaciones.

 El artículo 18 de la Ley General de Telecomunicaciones (18.168), que rige actualmente dice que:

 Quienes sean titulares de servicios de telecomunicación tienen derecho a tender o cruzar líneas de servicios en plazas, parques, caminos y todo tipo de bien nacional para los fines específicos del servicio respectivo.

 “Las servidumbres que recaigan en propiedades privadas deberán ser convenidas por las partes y se regirán por las normas generales del derecho común”.

 Con respecto a la ley de reciclaje según el artículo 10 del título II de la ley 20.920 de Reciclaje, esta dice que hay una responsabilidad extendida al productor y aplicará a categorías o subcategorías definidas en los decretos supremos que establezcan obligaciones para estos productos: aceites lubricantes; aparatos eléctricos y electrónicos; baterías; envases y embalajes; neumáticos y pilas.

El rol de los municipios

Según la Subsecretaria de Telecomunicaciones, ellos están trabajando con 26 municipios, entre los cuales está presente Santiago Centro, el más antiguo de Chile y por el cual ha transitado la historia y el progreso del país.

 El alcalde, Felipe Alessandri, se refirió a los trabajos que ellos están llevando a cabo para resolver parte de la problemática actual de su comuna. “La Municipalidad de Santiago tiene una mesa técnica junto a la Intendencia Metropolitana. Estamos junto al Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones viendo la forma de eliminar esta chatarra aérea que tanto perjudica la parte estética de las ciudades”, sentenció.  

 En esta línea, Alessandri cuenta que ya comenzaron a realizar trabajos en el Barrio Yungay con una asociación porque esta situación involucra a varios actores. Con la Subsecretaría de Telecomunicaciones contactaron a empresas proveedoras de servicios, como Enel, Movistar, y dieron inicio a un plan para bajar cables. “Esto lo queremos replicar, ¿qué hago? Manifiesto mi interés a la Subsecretaría para que ellos articulen la bajada de cables y ahora hay una mesa con la Intendencia Metropolitana y estamos abordando otros barrios como podría ser Franklin. Hay mucha chatarra aérea y las empresas de servicio tienen que hacerse cargo de sus cables porque finalmente los instalan. Hoy día hay mucha fibra óptica y esos cables quedan instalados” enfatiza el alcalde.

 “Aquí cerca del 70 por ciento del cablerío está en desuso, sin embargo, las compañías no se hacen cargo de retirarlo”, dice enfático Alessandri. En este sentido, destaca la importancia de dicha mesa técnica, “ya que su deber es instar a cada compañía proveedoras de este servicio a que se hagan cargo de los cables una vez que ya no están en uso y comenzar a retirarlos”.

Otra comuna que busca una solución a esta problemática es Vitacura. Su alcalde, Raúl Torrealba,  dijo en  2017 que comenzaron  un plan de soterramiento de los cables. Al respecto,  el subdirector de mantención de Bienes Nacionales y de uso público de Vitacura, Cristián Cáceres, comentó que ellos tienen una legislación y una ordenanza de la Subtel y se rigen por eso. “La Subtel es clara en que se tienen que conformar equipos de trabajo con el peso de telecomunicaciones.  “Nosotros hemos tenido reuniones con ellos y más que esos compromisos o alianzas público-privado, la ley les permite cruzar bienes nacionales de uso público para dar el servicio, pero siempre cuando no se afecte el uso principal. No podemos prohibir que crucen las líneas, pero podemos entrar a fiscalizar si están en mal estado”. Agrega su normativa municipal establece que los cables deben tener  una  altura  5,50 metros para evitar accidentes. Para esto, agrega, que ellos contactan a través de la Subtel a las personas que son de mantención, ellos (Vitacura) detectan las zonas y programan por sector los problemas y a la Subtel le preguntan cómo cortar las líneas y retirarlas.

 En conjunto con esto, Vitacura comenzó a soterrar algunos sectores como Padre Hurtado -entre Vitacura y Kennedy-, Manquehue, Vitacura, entre Alonso de Córdova y Vespucio, y pasaron hace poco a Gerónimo de Alderete. Añade que está pronto en Vitacura entre Gerónimo de Alderete y Manquehue. “El municipio declara una zona de soterramiento, con ello, que no se puede poner ningún cable aéreo más pero eso significa que lo que está hay que soterrarlo y como están las cosas tenemos que sacar a Enel y eso tiene un costo. Estamos hablando de unos 6.400 mil millones de pesos. Son cifras bastantes altas que tiene que asumir el municipio para mejorar el ambiente. Ya hemos soterrado cinco kilómetros”, añade Cáceres.

 Por otra parte, al ser consultada sobre el asunto la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, respondió que “nosotros estamos estudiando una… no te lo quiero contestar porque en este momento no lo tengo claro y yo no hablo de algo que yo no sepa”.

 

El pasado lunes 17 el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, fue interpelado por un ciudadano a través de Twitter preguntando “¿Cuándo van a soterrar esos cables ordinarios en Av. IV Centenario? A lo que el edil respondió que realizar ese proyecto implica mucho costo y que seguirá así.

No obstante, desde el Departamento de Construcción y Aguas de la comuna manifiestan que desde 2009 Las Condes hace alianzas con las empresas de telecomunicaciones para efectuar retiro de cables en desuso. Destacan que es un acuerdo de palabra y que la única herramienta que tiene el municipio con estas organizaciones es citarlas al Juzgado de Policía Local, pero esto es casi nulo dado la relación y gestión con las empresas.

Empresas se defienden

 Al llamar a DIRECTV y preguntar sobre el proceso de instalación y posible retiro de sus productos ellos responden que a las 72 horas de pagado el servicio coordinan la instalación con el cliente.  Si este decide terminar el contrato se retiran los equipos, asegura la empresa.

 En tanto, Movistar señala que si el  desea suspender el servicio, envía técnicos para retirarlos.

 En el sector de María Teresa  y Monroe (comuna de Las Condes) está lleno de pasajes y uno que otro edificio, varios de los cuales han reportado problemas de conexión a la empresa VTR. La respuesta de los técnicos y ejecutivos es que la zona, efectivamente, tiene problemas porque aún existen cables de Metrópolis  Intercom y CTC que no han sido retirados. En este contexto,  la empresa dice que “no pueden hacer mucho”.

 No obstante, el gerente de Comunicaciones Corporativas de la empresa, Pablo Cereceda, manifiesta que ellos siempre cumplen con las reglas de mantención  de su cableado y que han trabajado con La Florida, Maipú, Quinta Normal y La Reina, entre otras, para ayudar a “limpiar” algunas zonas de esas comunas. Pero afirma que “todos los cables de VTR -que son de fibra óptica- están en funcionamiento y que no los quitan porque si un cliente de ellos se cambia de compañía podría eventualmente volver con ellos en unos meses más” y si se quita el cable entonces los usuarios tienen menos capacidad de elección y podrían caer eventualmente en un “monopolio”. Agrega que es imposible soterrar los cables de telecomunicaciones porque sería un valor tan alto que solo algunos podrían pagarlo”.

Desde comunicaciones de Movistar señalan que están trabajando hace once años en conjunto con distintas autoridades y la industria por el retiro sistemático de cables en desuso. Afirman, además, que en los últimos tres años han retirado 12 toneladas  y más de 280 mil kilómetros de cableado solo en la RM, en comunas como Santiago, Cerro Navia y Providencia, entre otras. Volviendo a Barrio Yungay señalan que han despejado más de 11 cuadras.

Escasa participación de ONG

Existen ONG que trabajan en el tema como Recycla, Yo reciclo y De baja. Para efectos de este reportaje solo Recycla dijo que ellos pueden recibir cables, aunque no es algo que ellos trabajen en forma específica. Cuando se trata del cableado aéreo ellos no los van a retirar a los postes, sino que eso es deber de las empresas que utilizan las estructuras para dar servicios de electricidad y telecomunicación.

 “En caso que esa empresa decida hacer un reciclo con nosotros ahí lo pasamos a buscar a su bodega o donde lo tengan almacenado, pero generalmente estas empresas lo que hacen con los cables es retirarlos y después venderlos a las fundiciones por el valor que tienen”, comentaron desde la organización.

Modificación a la vista

 Desde el primer gobierno de Sebastián Piñera se está trabajando en el congreso en un proyecto de ley que modificará el inciso primero del artículo 18 de la Ley General de Telecomunicaciones el que indica que:

Todos los cables, anclajes y cajas de control, entre otros elementos que pertenezcan a las redes que están instaladas en la vía pública por los concesionarios relativos. Agrega (la modificación) que ellos son los responsables y deberán retirar el material que no esté en funcionamiento, en caso de no hacerlo en un plazo de tres meses, las municipalidades deberán hacerlo y su cobro se regirá a través del cobro de rentas municipales de la ley 3063.

Es decir, buscan facultar a las municipalidades para retirar los cables en desuso y además buscan soterrar los que están vigentes. Uno de los impulsores de esta modificación es el senador PS Juan Pablo Letelier, quien manifestó que “esta modificación lleva años en el Congreso, no se ha podido promulgar aún porque el Ejecutivo siempre pide cambiar alguna indicación, pero debería estar promulgada en el Diario Oficial el primer trimestre de 2019”, expresa el parlamentario, quien además, forma parte de la Comisión de Transportes y Telecomunicaciones.

 Por otra parte, cuenta que en esta modificación va la responsabilidad que deberán asumir las empresas de telecomunicaciones y en caso de no hacerlo las municipalidades deberán resolver. El otro punto es el soterramiento de cables que es una medida para que las ciudades se vean estéticamente bien.

El viernes 14 de este mes la Corte Suprema le ordenó al municipio de Puerto Varas retirar cables en desuso,  Cooperativa informa que se trata de un fallo inédito. Esto sucedió porque la Suprema acogió un recurso de protección y ordenó al edil de la región a convocar una mesa de trabajo para que se lleve a cabo el despeje y una mantención constante de los cables tanto de electricidad como de telecomunicaciones.

La Subsecretaria de Telecomunicaciones se manifiesta: “Estamos priorizando aquellos lugares que representan peligro para la seguridad”

Pamela Gidi encabeza el Plan de Despeje y Retiro del Cableado Aéreo en Desuso en Chile y relata el proceso que este conlleva. “Estamos trabajando en más de dos mil cuadras en Santiago”, comenta.

Con respecto al protocolo del Plan de Despeje y Retiro de Cables en Desuso, ¿Cómo lo van a llevar a cabo?

“Desde Subtel estamos liderando en cada región de Chile un plan de despeje con la industria para que aquellos cables que ya están instalados en el aire, pero que no tienen conectividad, puedan ser retirados porque hoy día representan basura aérea que obstaculiza que vivamos en un ambiente bonito. Además, es peligroso porque cuando hay viento, lluvia, terremotos, se pueden caer y caen de hecho, pudiendo provocar accidentes a la comunidad. Nuestra prioridad son aquellos lugares que representan peligro para la seguridad de las personas por esta cantidad de cables en desuso y que yo llamo ´basura aérea`,  además de aquellas comunas que son turísticas, de modo que la ciudad presente una mejor cara”.

En la Región Metropolitana, ¿cuáles son las comunas más críticas?

“Estamos trabajando con la intendenta Rubilar y con alcaldes de la  capital y hemos recibido la información de la prioridad de 26 municipios. Vamos a estar trabajando los lugares más críticos  de estas comunas, ya que  se requiere  una gran cantidad de limpieza de cableado aéreo. Son más de dos mil puntos o cuadras donde las empresas ven que hay prioridad para despejar esas zonas. Estamos trabajando con todas las empresas que tienen cableado aéreo, para que sea visible para la ciudadanía”.

¿Por qué a este protocolo sumaron al Ministerio de Energía?

“Porque cuando se hace despeje hay muchos cables de energía, que también son ´basura aérea`, entonces cuando se limpia una cuadra la abordamos holísticamente, y eso significa que se trata de limpiar todos los cables, independiente del origen. No sacamos nada con limpiar, por ejemplo, que una empresa de telecomunicaciones vaya y despeje esa cuadra, si hay cien cables en desuso y retira solamente dos. Entonces vamos como en cuadrilla, en conjunto. Cada empresa de telecomunicaciones y de energía aporta su personal humano de modo de abordar y limpiar sus cables propios y así se puede hacer un impacto visual notorio”.

¿Maneja una cifra aproximada de cuántos cables en desuso de telecomunicaciones hay en la RM?

“Eso es imposible de saber porque recién cuando que los técnicos se suben arriba de la torre pueden empezar a ver cuáles están en desuso y cuáles no. Lo que sí puedo decir es que entre más antigua es el área de vivienda, mucho más cables aéreos hay acumulados. El casco histórico,  los lugares más tradicionales son los que más sufren de eso”.

La Superintendencia de Electricidad y Combustibles también dan su parecer, junto a la empresa distribuidora de Electricidad, Enel.

 Superintendente de Electricidad y Combustibles:

“Estamos hablando de instalaciones que conllevan riesgos”

Luis Ávila, máximo responsable de la SEC, se refiere al proceso de despeje en el que la institución colabora con la Subtel y reconoce que se trata de un problema sensible. “Desde el punto de vista de las facultades de la Superintendencia, tenemos amplias facultades para fiscalizar, supervisar e instruir el retiro a las compañías eléctricas de los cables eléctricos que podríamos determinar que están en desuso y para ella no necesitamos firmar ningún protocolo.

 Lo que sí ocurre y sabemos es que el modelo de negocio de las compañías de telecomunicaciones van montando distintas tecnologías sin retirar, cuando avanzan en tecnologías. Sin embargo, desde las facultades de la SEC no tenemos supervisión sobre las empresas de telecomunicaciones que son fiscalizados por otro órgano del Estado. En ese trabajo sabemos que hay esfuerzos que buscan que se acelere el retiro de cables de telecomunicaciones para lo cual se necesita la coordinación con las empresas eléctricas porque estamos hablando de instalaciones eléctricas que conllevan riesgos.  Entonces, va a haber personal de telecomunicaciones trabajando cerca de instalaciones eléctricas y esos riesgos se requieren reducir. Por eso se pide la colaboración de la superintendencia y de las compañías eléctricas para un trabajo que tienen que hacer las empresas de telecomunicaciones”.

¿Tiene alguna cifra aproximada  de cableado aéreo en desuso en la Región Metropolitana?

 “No tenemos cifras de cable eléctrico en desuso. Pero, cada vez que tenemos una denuncia o una presentación de que existiera cable eléctrico que no está funcionamiento generamos una instrucción inmediata a la compañía eléctrica para el retiro. Es más, a través del celular las personas pueden entrar a   www.sec.cl y en el enlace deben seleccionar “Electricidad, denuncias de riesgos en la vía”, donde -entre otras cosas- recibimos este tipo de denuncias, pero retiro de cables en desuso no nos ha llegado todavía.

El subgerente de operaciones en media y baja tensión en Enel Distribución, Héctor fuentes comenta que el despeje se realiza en conjunto con las empresas de telecomunicaciones, “es más bien en el ámbito responsabilidad de ellas que de las empresas distribuidoras. Pero sí, nosotros coordinamos con ellos para que realicen adecuadamente su trabajo. Cables eléctricos en desuso no existen, lo que existen son cables de telecomunicaciones que pueden estar en desuso”.

;